Alta volatilidad VS baja volatilidad en las tragaperras

stefania Casinopedia, Tragaperras

Hay miles de tragaperras disponibles en los casinos online y todas son diferentes, o bien por la temática, o bien por los bonos que nos ofrecen, o por los premios que nos dan. Y cada jugador es diferente, unos se verán atraídos hacia tragaperras que tengan un bote muy elevado porque sueñan con que les toque y les cambie la vida y otros necesitan obtener premios con mucha frecuencia, aunque estos sean más pequeños para poder mantener el interés y sentir que lo están pasando bien. Aunque la mayoría de jugadores no sea consciente de ello la volatilidad es muy importante cuando vamos a elegir en qué tragaperras vamos a pasar el tiempo.

¿Qué es la volatilidad en una tragaperras de casino?

Hay dos parámetros que caracterizan una tragaperras, uno es el RTP que hemos descrito en otro artículo en Slotsia, y el otro es la volatilidad. La volatilidad mide la frecuencia con la que obtienes premios en una tragaperras y la cantidad de los mismos. Algunos consideran este parámetro una forma de medir el riesgo en el sentido de que si la volatilidad es más alta obtendremos premios con menos frecuencia, y esto implica que vamos a tener que soportar rachas más largas de tiradas sin beneficios. Para soportar estas rachas de tiradas sin beneficios es imprescindible que nuestro presupuesto sea elevado, por ello consideran que el riesgo es mayor en una tragaperras con alta volatilidad.

Tragaperras en función de la volatilidad

Aunque no haya una distinción numérica específica, podríamos decir que hay tres tipos de tragaperras en función de su volatilidad: alta, media o baja. En una tragaperras con una volatilidad muy elevada vamos a necesitar mucha paciencia porque los premios salen con muy poca frecuencia, aunque las cantidades son las más altas de todas. Hoy en día este tipo de tragaperras puede llegar a ofrecer varios millones de euros. Este tipo de tragaperras se recomienda a expertos en el juego, que sepan dominar sus emociones, con gran capital inicial disponible para poder afrontar grandes sesiones de tiradas sin obtener beneficios, aunque eso sí, con algunos bonos de casino. Aunque quien sabe, tal vez el más inexperto del mundo tire una sola moneda y obtenga el premio. ¿Podría pasar? Por supuesto que sí, aunque las probabilidades de que eso suceda son remotas.

En las tragaperras de volatilidad media podemos obtener premios importantes, pero bastante inferiores a los que podríamos obtener en una tragaperras con volatilidad alta. Pero lo positivo es que ahora los premios tocarán con más frecuencia por lo que el juego probablemente nos resultará más entretenido. En estas tragaperras nuestro presupuesto no tiene por qué ser tan elevado como en las tragaperras con una alta volatilidad, por lo que el abanico de jugadores que pueden disfrutar de estas tragaperras es bastante más amplio.

Finalmente tenemos las tragaperras con una volatilidad baja. Estas tragaperras son ideales para principiantes, o para jugadores con presupuestos limitados, ya que son las que ofrecen premios con mayor regularidad, aunque sean inferiores. Si no has jugado nunca a una tragaperras lo ideal es que empieces jugando con dinero virtual a la versión demo de los juegos y luego des el salto a tragaperras con la volatilidad más baja que encuentres. Una vez lleves un tiempo ya puedes decidir qué tipo de tragaperras se ajusta más a tu perfil.

¿Cómo averiguo la volatilidad de una tragaperras?

Es cierto que el RTP en la mayoría de casinos está disponible de modo que los usuarios tienen la posibilidad de conocer ese dato de antemano. La volatilidad no es un valor que habitualmente esté publicado, como nos ha confirmado el servicio de atención al cliente de algún casino. Sin embargo, es posible intuir aproximadamente qué tipo de tragaperras tenemos entre manos si usamos los siguientes trucos. Podemos ver los premios que da una tragaperras en los nuevos casinos y su tabla de pagos. Si son muy elevados seguramente se trata de una tragaperras con una volatilidad muy elevada ya que para acumular esos premios tan altos es necesario que los jugadores hayan estado aportando dinero a la máquina durante un período prolongado de tiempo. Éste sería el método más rápido y eficiente para averiguar la volatilidad de una tragaperras.

También podríamos jugar en la versión demo de una tragaperras e ir viendo la frecuencia con la que nos pagan los premios y sus cantidades, aunque este método sería más lento y no quedaría tan claro desde un principio qué tipo de tragaperras tenemos entre manos. Otra posibilidad consiste en buscar en internet información, hay foros dedicados en los que la gente comparte sus experiencias y es muy fácil encontrar la descripción detallada de las tragaperras. Tras averiguar el RTP y la volatilidad de una tragaperras tendremos información suficiente como para elegir la que más se ajuste a nuestro perfil dentro del gran abanico de posibilidades que nos ofrecen hoy los casinos online.